origins

El verdadero lujo

February 9, 2018

Hace un par de semanas visité uno de esos lugares mágicos que parece vivir en un lugar apartado del tiempo, donde pasado y presente se unen sin distinción. Un pequeño taller textil en el centro de la isla (Mallorca, para aquellos que sois nuevos en el blog) donde producen tejidos usando las técnicas más tradicionales. Durante el siglo XIX en Mallorca había muchas fábricas donde se producía textil, pero por desgracia ya sólo quedan dos pequeños talleres. Afortunadamente un creciente interés por este producto de artesanía garantiza la supervivencia de estos dos rincones. Yo he visitado Bujosa Textil, un negocio familiar en manos de la tercera generación, que me mostraron sus secretos y yo les comparto aquí con todos vosotros.

Image courtesy of Bujosa Textil

Las telas que se producen en este taller se conocen en Mallorca como Teles de llengües, es decir tela de llamas debido a su diseño con aspecto de llamarada. En otros lugares este tipo de tejido se conocen más comúnmente como ikat. Lo que hace de los ikat tan especiales es que el diseño se crean pintando los hilos antes de tejer la pieza. Antonio, el tintero me mostró el proceso en el que algunas partes de los hilos se cubren para tintar sólo las zonas deseadas. Como el proceso de teñido es tan manual el color se consolida de forma desigual, creando distintas y preciosas tonalidades del color elegido. El proceso del teñido es muy largo, puede durar hasta 6 horas y como es muy artesanal los clientes pueden hacer peticiones especiales, obteniendo piezas únicas realizadas a medida.

Image courtesy of Bujosa Textil

Image courtesy of Bujosa Textil

Una vez los hilos están listos, y después de varias horas secando al aire, se colocan en el telar, creando el caracteristicos diseño difuminados de los ikats. La estancia que alberga los telares es un gran espacio del que se han apropiado estas colosales máquinas del siglo XIX. Las mujeres son las encargadas de esta parte del proceso y cada vez que ponen en funcionamiento uno de los telares un estruendo domina el espacio, transportandonos a la era de la revolución industrial. Es difícil de imaginar como estas gigantescas máquinas son capaces de crear piezas tan bellas de lino y algodón o tan delicadas como las de seda. Ver tejer te atrapa y no puedes desviar las vista del proceso. Viendo a esta gente y el amor que con el que se realizan cada una de las piezas uno entiende que el verdadero lujo no está en los logos y el marketing, pero en las manos de los artesanos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *